A la deriva…

Éramos dos náufragos, dos voces discordantes en un rincón en el que la vida nos había situado.

Cansados de perseguir, cansados de reclutar a candidatos para un sueño perfecto.

En el apogeo de la música nos encontramos, nos unimos como dos llamas para intentar llegar al sol.

Nuestros cuerpos chocaron, no malgastamos saliva para triturar nuestras penas con palabras vacias.

Te rodee, me abrazaste, colisionamos, nuestros labios se consumieron con el calor.

No necesitamos más lenguas viperinas, nuestro veneno es el fruto de nuestra unión en este bautismo sexual.

Nuestros cuerpos percuten como el sonido de una bateria, notas puras al azar del placer.

En este vuelo a tu rincón no hay asientos, no hay pasajeros que desfilen por los pasillos de la tierra.

Las nubes en tu mirada, mis manos sobre tus pechos, sin cadenas para disimular que no hay retorno.

Sin despedidas no habrá partidas, en las calles solitarias donde perpetramos nuestras miradas no nos esperan.

Me aburren las sogas, caminar para ser tu sombra, mi fuerza infinita me hace abandonar, naufragar desnudo, a tu lado…a la deriva.

20120617024640-fulvio-roiter.-la-luz-de-l-amanana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s