Wake up

Era el momento y lo hice.
Deposité mi alma, tu calor es mi único testigo.
“Mataste el verbo con saliva, con tu lenguaje natural” , cada beso me restó un segundo y sumó una hora de esperanza.
Dibujando laberintos en tu cabello, caminando sin rumbo por la ciudad hasta encontrarte.
Cruces sin retorno, luces que se encienden y se apagan sin parar.
Nos abrazamos con decisión, sellamos nuestros besos con papeles que ahora vuelan sin recorrido.
Tu risa afirmaba y desmentía, marcando ecos.
Olvidaste decir adiós en todos los idiomas, la televisión apagada, sin mensajes en Whats Up. Parpadeo como la luz del módem, perdí la conexión a la velocidad de nuestros encuentros.

La música marca la tregua que necesito para hacerte creer en mi mirada.
Sobre tu cama el tiempo no existe, empieza y se acaba.
El silencio es el veneno que nos mata, la distancia el destino de todas las palabras.
Juntos por segundos mientras cierro los ojos, cuando los abro y salto…ya no hay nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s