La llave

​El futuro era ayer, hoy y mañana. 

Tus manos podían sentirlo, tus ojos contemplarlo, pero nadie puede comprarlo.

Como una suave nota de calor en tu cama que te acompaña por la noche, desnuda en la mañana. 

En cada amanecer una mañana distinta, en cada abrazo una gota de agua, como un murmullo. 

Poco a poco despierta tu mirada, tu piel te recuerda que hay letras y palabras. 

Con pasos vas recorriendo, vas cambiando, creciendo. Regresando a casa mientras tu otro yo duerme.

Sonidos  de amor que las paredes guardan, risas y ecos. 

No me preguntes quien soy, no habrá respuesta.

Guardé  la llave dentro de ti, enséñame a cambiar y escribir nuevas palabras que digan todo de los sentimientos y nada. 

Un beso tras la puerta y ya es hoy, ayer y mañana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s